Página:Cuentos de hadas.djvu/73

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 59 —

que las sayas de siempre, pero en cambio me pondré mi manto de flores de oro, y mi diadema de brillantes. ¿Es moco de pavo?

Pidiéronse á la peinadora de más fama dos tocados de moda, se compraron tambien dos lindísimos lunares á la maestra más entendida en el ramo. No dejaron las hermanas de consultar á la Cenicienta, cuyo buen gusto nadie podia negarle. La Cenicienta les dijo su parecer, y se ofreció á peinarlas. No se hicieron de rogar. Miéntras las estaba peinando, le decian:

—Cenicienta, ¿te gustaria ir al baile?

—¡Se burlan Vds., señoritas! No se hizo la miel para la boca del asno.

—No te falta razon: figúrate lo que se reiria todo el mundo al ver en el baile á una Culicenicienta.

A ser otra la Cenicienta, las habria dejado puestas unas fachas; mas era tan bondadosa, que las peinó á las mil maravillas.

Casi dos dias estuvieron sin catar un bocado; ¡tan locas estaban de alegría! Más de doce cordones con herretes hicieron pedazos á fuerza de atacar la cotilla, para adelgazar la cintura; y no se quitaban un insrante del espejo.

Llegó por último el venturoso dia: fuéron al halle, y á la Cenicieta se le iban los ojos tras ellas.

Cuando ya las perdió de vista se echó a llorar. Su madrina, viendo que lloraba á lagrima viva, le preguntó qué tenia.

—Yo quiero..... yo quiero..... Tan de véras lloraba, que no pudo acabar la frase.