Página:Daany Beédxe.djvu/178

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


con todo el cuerpo; más bien, con toda la energía que fluía en su cuerpo. Pero después percibió que su Maestro y él, eran dos campos de energía que impulsaban a un objeto menos luminoso que ellos, de un lado a otro de la cancha. Sentía como si las piedras tuvieran vida propia y su energía influyera en el movimiento de la pelota.

Pasaba el tiempo y el alumno sentía que su energía empezaba a menguar. De pronto sucedió el milagro. Águila Nocturna golpeó la pelota con toda la energía que le quedaba, algo que salió de la parte media de su cuerpo y de lo más profundo de su ser, provocó una explosión y un haz de luz violeta salió del muchacho y atravesó por el centro, al anillo de la pared Poniente del juego de pelota, provocando un relámpago y un chasquido de la piedra, que destruyó la descarga. En ese instante Águila Nocturna calló sin sentido de manera violenta al piso.

El destino de Águila Nocturna estaba decidido por "La Fuerza", pero su sabio Maestro no sabía el procedimiento a seguir. En tal circunstancia, un guerrero simplemente espera atento una señal, que es la forma en que los designios de "La Fuerza" se presentan en la vida de todos los seres humanos, lo que sucede es que los hombres del valle, siempre andan absortos y encerrados en sus pensamientos, y no tienen energía para percibir el maravilloso mundo que les rodea.

El Maestro y el alumno empezaron a pasar más tiempo juntos. Tenían que esperar. Águila Nocturna siempre se la pasaba preguntándole al anciano, todas sus dudas, sobre Los Viejos Abuelos Toltecas y sus conocimientos; DAANY BEÉDXE y su propia Guerra Florida, en las largas caminatas que solían hacer por las montañas de la Sierra Norte, que según su Maestro, poseían una conformación energética muy especial, propia para las Batallas Floridas del Guerrero de la Libertad Total.

En cierta ocasión Serpiente de Estrellas le respondió a su alumno; porque éste le preguntó, el por qué, los Guerreros de DAANY BEEDXE evitaban el contacto con las personas de los valles, y el maestro contestó:

178