Página:Daany Beédxe.djvu/253

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


El ser humano no puede ser totalmente espiritual, ni totalmente material; tampoco puede ser totalmente racional, ni totalmente intuitivo. El justo equilibrio de estos dos pares de opuestos complementarios, es el arte de vivir, La Batalla Florida de los Guerreros Jaguares, de los Guerreros Águilas. Cuando se logran equilibrar estas cuatro fuerzas que rigen al micro universo, el guerrero logra ubicar su energía en el quinto punto, en el centro.

Cuando esto sucede, el Guerrero entra en contacto con las fuerzas que rigen el macro universo a través de su quinto punto, que se encuentra en la parte media del cuerpo. La energía del guerrero se eleva a planos superiores; cuando los cuatro rumbos del micro universo se desequilibran y la energía se carga sobre uno de ellos, cualquiera que sea, se cae en los abismos de la negación y la estupidez. Ha llegado el momento de abrir tu cuerpo energético.

Los nueve guerreros restantes empezaron a emitir un canto monótono, que seguía una escala tonal muy bien determinada y que producía un amplio estado de percepción sensorial.

Los cuatro guerreros tiraban hacia los cuatro puntos cardinales con gran fuerza. Águila Nocturna sentía que se iba a desmembrar. Pero extrañamente el dolor más intenso provenía de su vientre. De pronto el más anciano de los guerreros, alzó la mano izquierda y está empezó a resplandecer. Águila Nocturna se quedó mirando la mano, que de pronto se transformó en un pedernal de cuarzo que emitía luz, y con estupor, vio cómo se precipitaba sobre su cuerpo.

El golpe sobre su vientre se escuchó como un tronido y la mano del anciano penetró en el cuerpo de Águila Nocturna. De pronto, por su vientre empezó a salir con gran presión hacia arriba, un chorro de luz, como un arcoíris, pero con luces de mucha intensidad y colorido. Águila Nocturna no sentía dolor, por el contrario, una sensación de bienestar y armonía, nacía del chorro de luz y se iba extendiendo por todo su cuerpo, en círculos excéntricos, como ondas en un estanque de agua.

253