Página:Daany Beédxe.djvu/319

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Inesperadamente DAANY BEÉDXE se empezó a cubrir de inmensas nubes negras y el canto de Los Cuatrocientos Guerreros del Sur empezó a penetrar las piedras, la tierra y la montaña entera.

El canto de los Guerreros se convirtió en el sonido del furioso viento. Una impenetrable neblina cubrió totalmente a la montaña sagrada. Relámpagos y rayos caían y un poderoso zumbido se hizo dueño del espacio.

La Montaña Sagrada del Jaguar estaba totalmente cubierta por nubes negras. Un eclipse había obscurecido al valle, truenos y relámpagos se desataban en la montaña.

En el momento de la oscuridad total, el zumbido se convirtió en un poderoso estruendo y la Montaña Sagrada empezó a resplandecer con una luz verdosa. La tierra y las piedras se transformaron en una masa gelatinosa, que emitía un sonido agudo y poseía luz propia.

Desde el fondo de la tierra, empezaron a escucharse fortísimos ruidos y temblores sucesivos sacudían al valle.

De la bases de la montaña, empezó a subir una masa gelatinosa. Como una marea ascendente de luz iridiscente. Los edificios se deshacían y la gelatina luminosa que venía subiendo de la base de la montaña, los empezó a cubrir.

El espectáculo era impresionante, los minutos que duró el eclipse total, se transformaron en un tiempo infinitamente largo, suficiente, para que lentamente la tierra, convertida en energía con vida propia, subiera la pendiente de la montaña y fuera cubriendo lo que quedaba de los edificios destruidos, haciendo unos montículos donde antes había edificios.

Los Guerreros habían dejado su forma humana y estaban convertidos en esferas luminosas, que seguían cantando y moviéndose rítmicamente.

319