Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/150

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


152 — Pero si en estos momentos se procede allá a detener a la Misión. Volad a la estación e im- pedidle que tome el tren. Hubo una pausa... Veo al comandante Hezard, que dirige una mirada sobre su libro. Nadie pro- nuncia una palabra. Después, bajamos apresura- damente. Toman ellos mi dante me aprieta la mano con fuerza y me dice: — lGracias! Al partir, me fijo en varios individuos sospe- chosos que merodean cerca de la Misión. Uno de ellos me ve fijamente. Sigo mi camino y entro a casa, porque temo el saqueo que me parece inminente y quiero poner mis objetos de valor en lugar seguro. A 7 de Pasé una noche muy mala. Estuve continua- mente en guardia, esperando oír sonar la cam- panilla que me anunciaría la visita temida. ¹Qué suerte nos espera? Porque, efectivamente, los bolcheviques tomarán contra nosotros aquí, las mismas medidas que en Moscú se toman contra nuestros compatriotas. Voy a inquirir noticias. El cónsul de Suecia y el embajador de los Países Bajos me aseguran que, con excepción del ge- neral Lavergne, todos los detenidos están libres ya en Moscú. No me atrevo a creerlo. ¹No será un engaño de Uritzky, el comisario de Justicia,