Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/161

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


163 Al entrar a su casa supo por su conserje, quien la miraba estupefacto, que se la tenía por muerta y por fusilada; que el acta de su defun- ción había sido levantada, y que todos sus mue- bles, así como su ropa, fueron vendidos, natural- mente, en provecho de los bolcheviques. La po- bre mujer nada pudo hacer, ni reclamar. ¡Debía darse por satisfecha con que los bolcheviques le permitieran figurar en la lista de los vivientes! A 24 de ¡Nos vamos!!Nos vamos! ¡Aleluya! I inlandia permite nuestro paso y los aliados aceptan, se- gun se asegura, las condiciones de los bolchevi- ques, que son: la repatriación de las tropas rusas que todavia se hallan en I rancia así como de todos los bolcheviques que se encuentren en dicho país o en Inglaterra, y el regreso de Litvi- nof, el ministro bolchevique, que no fué recono- cido por los ingleses. Todos los rostros expresan alegria. Al salir de la Legación danesa, encargada de nuestros inte- reses, encuentro al jefe de la Misión, el coman- dante Archene. Está radiante. Viene de una expedición a los anticuarios y trae en brazos varias imágenes que acaba de comprar, pues está alistándose para la marcha. Entro a mi casa, y empiezo a bailar para ma-