Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
11
DE DIÓGENES LAERCIO.

universo y de las cosas que contiene. La Moral de la vida humana y cosas a nosotros pertenecientes. Y la Dialéctica examina las razones de ambas. Hasta Arquíloco reinó la física. Con Sócrates, como ya dije, comenzó la moral; y con Zenón de Elea la dialéctica. De la Moral hubo diez sectas, que son: la académica, la cirenaica, la elíaca[1], la megárica, la cínica, la erétrica, la dialéctica, la peripatética, la estoica y la epicúrea.

 XIV. Platón fue el fundador de la Academia primitiva, de la media lo fue Arcesilao, y de la nueva Lacides. De la secta cirenaica lo fue Aristipo de Cirene; de la elíaca, Fedón de Elea; de la megárica, Euclides Megarense; de la cínica, Antístenes Ateniense; de la erétrica, Menedemo de Eritrea; de la dialéctica, Clitómaco Cartaginés; de la peripatética, Aristóteles Estagirita; de la estoica, Zenón Citio; y, finalmente, la epicúrea se llama así por su autor Epicuro.

 XV. Hipoboto, en su tratado De las sectas filosóficas, dice que éstas fueron nueve. Primera, la megárica; segunda, la erétrica; tercera, la cirenaica; cuarta, la epicúrea; quinta, la anniceria; sexta, la teodórica; séptima, la zenónica o estoica; octava, la académica antigua; y novena, la peripatética. De la cínica, eleática y dialéctica no hace memoria.

  1. Mejor: eleiaca, como tiene el texto griego, por ser denominada de la ciudad de Elea, patria de Fedón, su autor. El intérprete latino pone Elíaca, teniendo por diptongo la e y la i.