Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/56

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
23
DE DIÓGENES LAERCIO.

El cuarto lo nombra Duris en su libro De la Pintura. Y el quinto es moderno y de poco nombre, del cual hace memoria Dionisio en su Critica.

 15. Tales el sabio murió estando en unos espectáculos gimnásticos, afligido del calor, sed y debilidad propia por ser ya viejo. En su sepulcro se puso este epigrama:

Túmulo esclarecido, aunque pequeño,
es éste; pues encierra la grandeza
de los orbes celestes que, abreviados,
tuvo en su entendimiento el sabio Tales.

 Otro hay mío en el libro I de los Epigramas o Colección de metros[1], y es:

Las gimnásticas luchas observando
atento en el estadio el sabio Tales,
arrebatóle Júpiter Eleo.
Bien hizo en acercarle a las estrellas,
cuando por la vejez ya no podía
las estrellas mirar desde la tierra.

 De Tales es aquella sentencia: «Conócete a ti mismo», aunque Antístenes en las Sucesiones dice es de Femonoe, y se la abrogó Chilón.

 16. De los siete sabios, cuya memoria en general es digna de este lugar, se dice lo siguiente: Damón Cirineo, que escribió De los filósofos, los censura a todos, pero en especial a los siete. Anaxímenes dice que más fueron afectos a la poesía que a otra

  1. Έν παμμέ τρω. Otras veces traduzco Miscelánea métrica.