Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/60

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
27
DE DIÓGENES LAERCIO.

evidente[1]. Pasó de allí a establecer otras leyes (cuyo catálogo sería largo de formar), y las publicó escritas en tablas de madera[2].

 2. Célebre fue también otro hecho suyo. Disputábanse con las armas los atenienses y megarenses la isla de Salamina, su patria, hasta que habiéndose ya derramado mucha sangre, comenzó a ser delito capital en Atenas proponer la adquisición de Salamina por medio de las armas. Entonces Solón, fingiéndose loco repentinamente, salió coronado a la plaza donde, leyendo por medio de un pregonero a los atenienses ciertas elegías que había compuesto sobre Salamina, los conmovió de modo que renovaron la guerra a los megarenses y los vencieron, por esta sutileza de Solón. Los versos con que principalmente indujo a los atenienses son éstos:

Primero que ateniense, ser quisiera
isleño folegandrio o sicinita.
Aun por ellas la patria permutara,
puesto que ha de decirse entre los hombres:
«Éste es un ateniense de los muchos
que a Salamina abandonada dejan.»

 Y después:

Vamos a pelear por Salamina,
  1. Significa remisión o condonación de las deudas.
  2. De estas tablas (άξονες) de Solón se dice tuvieron origen las Leyes de las doce tablas entre los romanos.