Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/65

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
32
LIBRO I.

«Quien no alimente a sus padres, sea infame, y lo mismo quien consuma su patrimonio en glotonerías. El que viviere ocioso, pueda ser acusado de quien acusarlo quiera.» Lisias dice en la Oración contra Nicia que Dracón fue quien dejó escrita dicha ley, y que Solón la promulgó. También que «quien hubiese padecido el nefas fuese removido del Tribunal».

 8. Reformó los honores que se daban a los atletas, y estableció que a quien venciese en los juegos Olímpicos se le diesen 500 dracmas; al que en los Ístmicos, 100; y así en los demás certámenes. Decía que ningún bien se seguía de engrandecer semejantes honores; antes bien, debían darse a los que hubiesen muerto en la guerra, criando e instruyendo a sus hijos a expensas del público, pues con este estímulo se portarían fuertes y valerosos en los combates, v. gr., Policelo, Cinegiro, Calímaco y cuantos pelearon en Maratona. Lo propio dijo de Harmodio, Aristogitón, Milcíades y otros infinitos. Pero los atletas y gladiadores, decía, además de ser de mucho gasto, aun cuando vencen son perniciosos, y antes son coronados contra la patria que contra sus antagonistas. Y en la senectud

son ropa vieja, a quien dejó la trama,

como dice Eurípides. Por esta causa moderó Solón sus premios.

 9. Fue también autor de aquella ilustre ley de que «el curador no cohabite con la madre de los pupilos»,