Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/66

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
33
DE DIÓGENES LAERCIO.

y que «no pueda ser curador aquel a quien pertenezcan los bienes de los pupilos, muertos éstos». También que «los grabadores de sellos en anillos, vendido uno, no retuviesen otro de igual grabado». Que «a quien sacase a un tuerto el ojo que le quedaba, se le sacasen los dos». Igualmente: «No tomes lo que no pusiste: quien hiciere lo contrario, sea reo de muerte». «El príncipe que fuese hallado embriagado, sea condenado a pena capital».

 10. Escribió para que se coordinasen los poemas de Homero, a fin de que sus versos y contexto tuviesen entre sí mayor correlación. Solón, pues, ilustró más a Homero que Pisístrato, como dice Dieuquidas en el libro V de la Historia Megárica. Los principales versos eran:

A Atenas poseían, etc.

 Fue Solón el primero que llamó viejo y nuevo al último día del mes[1], y el primero que estableció los nueve arcontes para sentenciar las causas, como escribe Apolonio en el libro II De los legisladores. Movida una sedición entre los de la ciudad, campestres y marinos, por ninguna de las partes estuvo.

 11. Decía que «las palabras son imagen de las obras. Rey, el de mayores fuerzas. Las leyes, como las telarañas; pues éstas enredan lo leve y de poca fuerza, pero lo mayor las rompe y se escapa. Que la palabra

  1. Véase la nota 15. a la vida de Tales; Aristófanes en sus Nubes; Plutarco en la Vida de Solón.