Página:Duayen Stella.djvu/339

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

STELLA ses

bía operado sa cambio, sino también el me- dio, la atmósfera, el ambiente,

Extraordinariamente impresionable, lo que reía hoy borraba lo que viera ayer, y sus ojos de escéptico se abrían para abarcar la hora presente. .....En esta hora olvidaba á los otros, para admirar sólo 4 Alejandra, en toda la fuerza de su joven energía, en toda la pu- reza de su pensamiento, en toda la eficacia de sus obras, Un deseo lo impulsaba á decirle simplemente: “Alex, necesito ser perdonado”. Por qué no 08ó decirlo!,......

—Recién me acuerdo de su flojera para caminar, viejo tío. ¡Cómo he podido permi- tirle tal sacrificio! Son veinte cuadras. ....

—En su compañía, Alex, se acortan el tiem- po y la distancia; se olvida el cansancio.

—¿ Y me lo dice serio ?¡ Cumplidos, y cura- plidos de usted á mí, Máximo! Aquí, tan cerca de los trigales toman los tonos de un ma- drigal.

—¡ Si supiera qué sinceramente se lo digo sin embargo, y qué lejos. .

Un trueno sintióse del lado del mar.

—Lo que no está lejos es la lluvia, replicó, ella vivamente. Apresuremos el paso. .... Me fatiga caminar. ....qué gran paralización!

—Sí, apresurémonos; en esta estación la tormenta es traicionera.

Callaban para caminar más ligero. Un fue- go que parcgía salir de la tierra los quemaba. Todo estaba mustio y destenido; las platas,