Página:ECH 1990 2 - Aguirre Cerda, Pedro, Presidencia de.djvu/4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
25.-

En ellos se puso de manifiesto el concepto de riqueza nacional. La importancia documental expuesta en esos Congresos, constituye un verdadero Atlas de nuestra riqueza potencial. El análisis de estas fundamentales materias, es el molde en que se vacia más tarde, la Corporación de Fomento de la Producción—Ley N° 6.334 de 29 de Abril de 1939, cuyo texto refundido es la Ley N° 6.640 de 10 de Enero de 1940—.

Esos estudios, son entregados al conocimiento de la ciudadanía y de los Poderes Públicos de la época y constituyen, por anticipado, un ejemplo del político por antonomasia, que se propone o propone que se realice, en el Poder, lo que se madura en la oposición.

De la nueva economía que iba a fundamentarse en la explotación adecuada de las riquezas nacionales iba a surgir el milagro de "pan, techo y abrigo", que, bien comprendido importa una rectificación de la democracia, que no es valedera, allí donde hay un pueblo semi desnudo, desnutrido o erradicado.

La nueva generación, apenas advertirá que el mayor acontecimiento de la Historia de Chile en este siglo, es la obra del pueblo que en 1938, inicia Don Pedro Aguirre Cerda, quien logró integrar al goce de la masa ciudadana, los beneficios de esa empresa hecha de acero y electricidad, sin los cuales no se concibe hoy, el progreso de las naciones. El acero y la electricidad, se ha dicho, son los más importantes auxiliares del hombre que se haya conocido.

Características personales de Aguirre Cerda. Desde los primeros años de su gobierno, Don Pedro Aguirre Cerda pone en ejercicio sus facultades de observador y de estudioso. Había nacido en cuna modestas; en uno de esos hogares sacrificados, donde el conquistador hispano desafortunado pero hidalgo, dejó la semilla de admirables virtudes, cultivadas y acrecentadas por sus descendientes. Nacido el 6 de Febrero de 1879; son sus padres: Juan Bautista Aguirre y Clarisa Cerda, que suscitaron en su alma el anhelo de superación, el espíritu de sacrificio para elevarse, el amor al estudio, la dignidad y el honor.