Página:ECH 1990 2 - Aguirre Cerda, Pedro, Presidencia de.djvu/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


cabo con medios que resultan halagadores para la masa, pero que no obtienen resultados concretos y definitivos. No se dejaba influenciar por la vehemencia de los apasionados ni por la ceguera de los fanáticos. Elegía el camino que le señalaban su conciencia y el buen sentido, despreocupándose tanto de la diatriba como del elogio cuando estaba seguro de haber hecho lo que debía.

Nunca debió esforzarse para hacer valer su autoridad, ya fuera la autoridad de sus conocimientos, la autoridad de sus opiniones o la autoridad oficial que le había confiado el pueblo. De esta manera, su autoridad, tomó ni siquiera la apariencia del personalismo.

En el campo político propiamente tal actúa en la posición de término medio, sin claudicaciones de pensamiento y de doctrina, que convirtió en regla de su vida.

Por una de esas ironías de la historia política criolla, Don Pedro Aguirre Cerda, surgió poco menos que como cabecilla de un movimiento revolucionario. Nada más opuesto, sin embargo, a su temperamento, a su formación intelectual, a sus principios democráticos. Era hombre reposado, que tenía fé en la acción ordenada y en el método. Sabía por otra parte, que la acción del gobernante requiere concordía y buen entendimiento con todos los sectores de la nación, incluso con los que no compartían sus ideales. Por eso el Señor Aguirre Cerda rechaza, desde el primer momento, el proyecto de reunir en un Frente Popular a los Partidos de Izquierda, los que respecto de la Derecha, estaban separados en bandos irreconciliables y respecto del gobierno de Don Arturo Alessandri, en una violenta oposición. La obstinación del gobierno, por lo demas, solo conseguía atizar el clima de guerra, que había cifrado sus ansias de dominio en la persona de Don Gustavo Ross Santa María, emblema de la plutocracia, personalista e inconmovible, pero dotado de ricos matices de gobernante, de multiples recursos como financista.

Convencido Don Pedro Aguirre de la improcedencia de incorporarse a un movimiento de esa índole, como plataforma de su candidatura presidencial inmi-