Página:El Cardenal Cisneros (06).djvu/1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
EL CARDENAL CISNEROS.
XL.

La preocupación de Cisneros en este tiempo era la expedición de Orán. Como Catón, inflamado por su austero patriotismo, decia siempre en el Senado de Roma: ¡delenda Cartago! Cisneros, iluminado por su fe y dirigido por su ardiente amor á Castilla, murmuraba constantemente al oido del Rey: ¡Vayamos á África! Si se le decia que el fisco estaba exhausto, replicaba él: «¡Yo tengo mis tesoros!» Si se le ponderaban las dificultades de la empresa, anadia al instante: «¡yo me pondré á su frente!»

Al fin D. Fernando entró en las miras del Arzobispo, y dio su consentimiento; pero entonces se desataron los enemigos de Cisneros, y le perseguían con sus sarcasmos y murmuraciones.

Todo anda trocado en España, —decian unos,— pues tenemos un Arzobispo que no piensa más que en ser General de los ejércitos y hacer la guerra en África, cuando el Gran Capitán pasa estérilmente su tiempo en Valladolid rezando rosarios.

Medrados estamos, —añadian otros,— que un Rey tan poderoso y acostumbrado á la guerra como D. Fernando, encuentra dificultades para esta conquista, y se encarga de ella un hombre que ha sido criado en un claustro, que no sabrá hacerse temer de los enemigos ni respetar de los soldados, y que expondrá las tropas á un desastre seguro.

Los hábiles, los profundos, los maquiavélicos de aquel tiempo, para destruir la influencia de Cisneros en la corte, murmuraban que lo que quería era comprometer al Rey y á la nobleza en aquella guerra fatal para seguir él como único amo de Castilla, y añadian