Página:El Japón.djvu/13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


PRÓLOGO

Emprender un viaje pintoresco!" ¡Qué emoción producían estas sencillas palabras en nuestra alma de niños, y qué deliciosa turbación despiertan todavía en nosotros!

Vivir es esperar. En realidad, no vivimos sino en espera de no se sabe qué cosa agradable, de algo que probablemente llegará de un momento á otro . . . luego . . . mañana . . . ó el año que viene. Acaso todo haya cambiado entonces; serán otras las condiciones de nuestra vida; habremos vencido tal ó cual dificultad, triunfado del obstáculo que se oponía á nuestra felicidad, á la realización de nuestros deseos de ambición ó de amor. La infancia y después la adolescencia, transcurren así invocando al porvenir, soñándole resplandeciente de mágicos colores. Ser joven es esperar, sin motivo justificado y á pesar de uno mismo, en el infinito—es decir, viajar en espíritu hacia horizontes siempre renovados—anticipándose á todas las alegrías.

La mayor parte de los hombres, retenidos en los

— 9 —