Página:El Japón.djvu/23

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
La Historia

presentó á él y le dijo: "Señor, Vuestra Majestad, lo ha adivinado. Existe, en efecto, una planta cuyo jugo bienhechor, hace retroceder hasta el infinito los límites de la vida, pero esta planta está muy lejos, en las islas del Japón, y únicamente la pueden coger unas manos puras. Ordene, pues, V.M. que me acompañen trescientos jóvenes y otras tantas muchachas limpias de cuerpo y alma. Yo los guiaré en sus pesquisas y, con su auxilio, le traeré el precioso remedio."

El monarca, creyendo en la bella promesa, entregó á su médico los seiscientos jóvenes, equipándolos espléndidamente.

No se volvió á ver más á los expedicionarios, porque, una vez que hubieron llegado á la lejana isla, dieron á los salvajes habitantes de ella sus riquezas, sus artes, sus ciencias, sus letras; en una palabra, toda la antigua civilización china.

Los japoneses han conservado el recuerdo de esta emigración conmemorándolo con enormes piedras, ruinas del templo que hay á la orilla del mar y erigido en agradecimiento á Sion-Fou, el astuto médico.


LA HISTORIA

En el siglo VI es cuando el Japón aparece en la Historia. En este momento acaba el período belicoso de las invasiones y conquistas y se trata de organizar as provincias conquistadas, dándoles una forma de gobierno. Con la vista fija en la China á la que tanto

— 19 —