Página:El Japón.djvu/48

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
El Japón

etc. Los mercaderes de objetos de arte, de bronces y esmaltes etc., mezclan con sus elegantes mercancías, armas raras y cascos que parecen de gigantescos insectos.

Á cada instante pasan jóvenes que llevan al hombro un gran sable de madera recubierta de laca. De trecho en trecho largas espadas de raras curvaturas se clavan en el suelo; parecen de cartón cubierto de papel de estaño y forradas de una manera rara. Estas espadas, á las que los niños saludan al pasar, representan el arma de Sioki, el héroe querido del pueblo, cuya imagen se venera en todas las actitudes, sobre millares de estandartes.

El ruido de los pasos de los numerosos transeuntes, es un runruneo continuo semejante al de una cascada, y por todas partes se oye las risas y los cantos reveladores del tumulto alegre de la multitud.


LOS JARDINES

Los jardines son lugares fantásticos, cuyo aspecto no difiere mucho del de los europeos; pero en los japoneses la ciencia de los colores es de un refinamiento tan extraordinario que constituye una fuente de delicias para los ojos.

Vemos árboles magníficos, cedros, palmeras y bambúes y, de pronto, las mismas plantas en miniatura; cedros, pinos y palmeras, pero que cabrían en un vaso, al lado de los árboles frutales que en la primavera se

— 44 —