Página:El casamiento de laucha.djvu/101

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
93
EL CASAMIENTO DE LAUCHA

nía comprado, que á la hora de las carreras cayese montándolo, á la pulpería. El peón se llevó el parejero

—Hoy voy á correr con el zaino,—le dije á Carolina.

—Déjate de esas cosas—me contestó.—¡Qué carreras, ni carreras! El juego es la perdición del cristiano.

—¡Esta vez estoy seguro de ganar! Al zaino lo he puesto desconocido, lo van á tomar por un sotreta, y ya verás la ponchada de pesos que nos ganamos!

—Prométeme, al menos,—dijo la gringa, aprovechándose al verme blandito;—prométeme, al menos, que si de esta hecha perdés, no vas á volver á jugar.

—¡Mira, por éstas!—le contesté besando la cruz de los dedos...