Página:El casamiento de laucha.djvu/91

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
83
EL CASAMIENTO DE LAUCHA

le que no fuera á decir nada del casamiento, que tenía que ser cosa muy secreta.

—¿Y á quién l'he d'ecir?—me contestó,— si pronto vo á dirme del pago!...

Y era verdad, porque á los dos meses se fué.

Pero ¡miren lo que son las cosas! Habíamos empezado tan bien cuando ¡zás-trás! no faltó quien viniera á descomponer el baile! En esta vida no hay fiesta completa.

Ño Cipriano, que dejamos tumbado en el galpón, no aparecía aunque el sol ya estuviese alto. Al principio no nos fijamos, pero Carolina me preguntó de repente:

—¿Che, lo has visto al viejo?

—No, ¿y vos?—le contesté.

—Yo tampoco.

—Se habrá ido p'al arroyo con los chanchos.

—¿Que no ves los chanchos encerrados en