Página:El casamiento de laucha.djvu/92

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
84
EL CASAMIENTO DE LAUCHA

el chiquero? ¡quién sabe si no le ha pasado algo!...

—Estará durmiendo la mona; pero, no le hace, vamos á ver.

Fuimos al galpón ¡y qué les cuento! nos encontramos al viejo ño Cipriano tendido panza arriba, todo como acalambrado, con la cara color violeta, y frío, helado. Carolina, asustada, comenzó á darle fletaciones, pero ¡qué caray! al divino botón: el pobre viejo con la mamúa, había cantado para el carnero. La gringa se me puso á llorar como una Magdalena.

—Pero ¿qué te da, hjjita, para llorar de ese modo?—le pregunté.

—Es que... es que ño Cipriano era tan bueno! Y además...

—¿Además, qué?

—¡Que me parece que tenemos que ser muy desgraciados! ¡Miren qué casamiento, con un difunto en la casa, desde el primer día!...