Página:En la brecha - Carlos Olivera.pdf/59

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
49
EMILIO ZOLA.

Ahí tenemos, en pintura, la escuela flamenca, con su jefe, Rubens. ¿Se dirá que, porque este gran pintor ha representado la abundancia y el rústico colo carne de las mujeres de su país, no ha idealizado sus obras, en tanto que ha huido de los detalles repugnantes en que podía haber cogido ó imaginado á los tipos que le han servido de modelo?

Ahí tenemos, en literatura, á Carlos Dickens. ¿Acaso por ser menos ideal en sus pinturas que los demás novelistas, acaso por haber hecho realismo, sus obras se le parecen á las de Emilio Zola? Es siempre un amor estrecho por la verdad, mas por verdad agradable, por la verdad posible de ser presentada sin ropaje.

El admirable Alejandro Manzoni, el maestro de la novela por excelencia, el mágico escritor que ha superado á todo el mundo en la pintura de la realidad, en «I Promessi Sposi», el hombre de genio que no ha sido igualado por nadie en el terreno de la novela realista, aquél que ha servido de guía y de inspiración al estilo de «Los Miserables», fuente de pureza de lengua, de sentimientos delicadísimos, verdadero semillero de poesía, ¿escogió jamás sus sencillos personajes en los momentos desgraciados y repugnantes que ha escogido el autor de Nana?

Teniendo que hacer hablar continuamente á los aldeanos y gente de baja extracción, en su propio lenguaje, sencillo, natural y destituído de la belleza uniforme y de convención que estilan los novelistas, Manzoni ha sabido tener esta suprema delicadeza de no presentar sus personajes sino cuando debían ser, por los sentimientos que expresaban, más simpáticos al leclor.