Página:Ensayosdecritica00zayauoft.djvu/41

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
39
RICHELIEU

Siempre fué de condición díscola el pueblo catalán. Ya por los tiempos de Don Juán II de Aragón, so color de defender primero y de vengar más tarde al Príncipe Carlos de Viana, mostró hábitos de independencia é insurgentes propensiones; ya entonces nombrando á su arbitrio soberanos españoles ó extranjeros encendió la hoguera de las contiendas civiles que, por la situación geográfica del territorio y por la condición de los Pretendientes, revistió gravísimos caracteres; ya en la mercantil Barcelona el puñal de un asesino había amenazado el pecho del más grande de nuestros Reyes, el de Don Fernando el Católico; ya con tenaz insolencia habíanse negado varias veces las Cortes del Principado á reconocer herederos y á tomar juramento á monarcas. Pueblo educado en el comercio y en la industria, en la navegación y en el cultivo de las artes, habíase acostumbrado el catalán á respirar el ambiente de la libertad, cuya imagen le ofrecía la misma naturaleza en la azul