Página:Esploracion de las lagunas Negra i del Encañado.djvu/122

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
94
ESPLORACION.

Continuó ensartando cuento sobre cuento i brujo sobre brujo. La gruta era para él, como para la mayor parte de sus compañeros, no la obra de la naturaleza, pero sí la del demonio.

No cabe duda que la estension de la gruta ha sido mucho mayor. El mismo señor Lazo decia que, cuando la visitó con el señor Sotomayor, llegaba hasta el peñon que ahora aparecia aislado i colgado sobre las aguas. Las nieves, el embate de las aguas i la accion atmosférica deben haber hecho rodar al fondo de la laguna los farellones que ántes la sirvieran de atrio.

El bote habia llegado, durante este tiempo, a la estacion vecina; hicieron señal que estaban prontos i puse la mira.

Cada una de estas estaciones no duraba ménos de cinco minutos, habiendo una alcanzado a mas de quince i encontrándonos sobre un peñasco que oscilaba a impulso de las aguas, amenazados i temiendo a cada momento que nos cayera encima alguna de las rocas que parecian desprenderse de la cima, i lo que aun era peor, tuve que arrodillarme para poder ofrecer mejor blanco, pues el punto de observacion estaba algo distante. Además corría un fuerte viento, lo que demoraba mas la operacion. Creo que bien hubiera podido rezarse unos diez rosarios con sus gozos.

Cuando volvimos a juntarnos i conté a los demás compañeros los sustos que habíamos pasado, el ánsia con que esperaba que me hicieran señales i lo de los rosarios, no pudimos ménos que reimos del