Página:Esploracion de las lagunas Negra i del Encañado.djvu/243

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
215
A LA LAGUNA NEGRA

lluvias o de nieves, caen a las hoyas de ambas lagunas.

Antes de poder proyectar, pues, un sistema de esplotacion intelijente de estos depósitos, convendria determinar a punto fijo:

1.º El caudal actual del rio Yeso.
2.º El mismo en el invierno, para saber si la cantidad de agua que lleva en esta estacion este rio, implica alguna pérdida considerable de líquido de estas lagunas. [1]

Todas estas cuestiones no tienen sino una solución: la observacion. En este órden de ideas, propondríamos que se colocase en algun paraje que se pueda medir fácilmente de la caja del rio Yeso, i cercano a las casas de la hacienda del Volcan, un poste graduado, para que algun vecino pueda de dia en dia observar desde su borde o barranca la altura de las aguas que bajan en el invierno.

En el entretanto, podemos afirmar, por los informes recojidos de los vecinos, que el volúmen de aguas invernales es próximamente la mitad de las veraniegas. Sobre esta masa de agua, solamente, puede, a nuestro juicio, recaer cualquier providencia que se tome para aumentar en el verano las aguas disponibles para el regadío. Lo demas es ilusion.

Bajo este supuesto, lo indicado es el cerramiento del valle del Encañado, para suprimir el Manzanito en cinco meses del invierno, depositando en él 20.800,800 metros cúbicos o sea 1337 regadores

  1. Lo que avanzamos parece trivial, a primera vista. No lo es, si sucede que en la Cordillera poco llueve i la nieve que cae solo se derrite con los primeros calores de la primavera, como sostienen muchos vecinos del rio Maipo.