Página:Giner Mujeres America.djvu/94

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


92 P. GINER

est-aban fuesen muriéndose c1e_inanicié11 y de dolor.

Convocé sus compafieros de armas y les e:<puso friameilte -la situacién, la dura reali-A dad.

No podemos rosistir y es preciso re11dir- nos. Nos entregainos :1 la. muerte, porque ya.

sabemos que -el inca no pordona, pero es jus-

to morir, antes de ver I1‘J,t3S1;I‘&S mujeres so- portar esta, emgustiosa y extremada situacién.

Los soldados, a.u11que—n0' asintieron resue1ta- meute, bajaron la. cabeza. mausamonte, conven- cidcs de la légica de_1n..s pa.1afbra,s del jefe.

—I’ero es que entonces——~c1ijo uno,—'§eréL peor; porque e1 enemigo entra.1‘2’L 2'1 saco y nuestras mujeres se1'.é,n a1'1‘o11a.da.s por la soldadesca ren- corosa del inca.

—In1pongamos siquiera Condiciones.

——Si.

—Si.

—Bie11; enviaré uu cuxisugio .11 emperador. Léwpropond1‘é que se permitu y se respete la, salida de nuestras mujeres con todos aquellos fitiles y objetos que en sus brazos puedan con- ducir en su salida. \

Quedé aceptada, la idea del principe Vilcanota. y aquella, misma tarde, 1m a.yuda.nte de1' prin- cipe salié de la. fortaleza pidiendo parlamento.

Y el inca. acepté. Precisa.mente_ e1 empera.- dor, harto de'perder gente infitilmente en el