Página:Gramática teórica y práctica de la lengua castellana.pdf/28

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
10

Seis son los casos: nominalivo, genitivo, dativo, acusativo, vocativo y ablativo.

En castellano los números y los géneros se distinguen por la terminación, y los casos, en su mayor parte, por la preposición que se antepone á la palabra declinable. En algunos pronombres los casos se distinguen por sus flexiones.

El genitivo, el dativo, el acusativo y el ablativo se diferencian por la preposición qxie pretede al nombre. El nominativo y el vocativo más bien se caracterizan por la falta de ella.

45. El nominativo es el sujeto de la proposición y algunas veces es su atributo; y así en el siguiente ejemplo: "El Edipo de Sófocles es el tipo de la tragedia griega" (Martínez de la Rosa) el nominativo Edipo es el sujeto de la oración, y el segundo nominativo tipo es su predicado ó atributo.

46. Cuando alguna preposición se construye con un nominativo, pierdo su índole gramatical, y se convierte en otra parte de la oración. En este caso se hallan las preposiciones entre y por, que antepuestas á nominativos, se vuelve adverbio la una, y partícula anunciativa la otra. Sirvan de ejemplo las frases siguientes tomadas de autores do nota: "Entre el granizo y la langosta me han dejado sin cosecha" [Gramática de la Real Academia]; esto es: El granizo y la langosta JUNTAMENTE destruyeron la cosecha. Doña Juana.... habia quedado por gobernadora de los reinos de España (P. Rivadeneyra); esto es como gobernadora. "El P. Sahagún fué por visitador á la custodia de Michoacán (García Icazbalceta); por equivale á como. En los anteriores ejemplos se advierte la transición de la partícula por de su carácter proposicional al de partícula anunciativa y declarativa. Mas con este carácter no puede regir ningún caso oblicuo, según se verá en la Sintaxis.

47. El genitivo caracterizado por la preposición de, tiene por oficio principal especificar, mediante las relaciones que denota, al sustantivo que lo rige.

Por virtud del genitivo, el nombre de un género superior se convierte en un nombre de género inferior, y éste en el de es- pecie. El sustantivo genérico amor seguido de un genitivo, de- nota diversas especies de este afecto; v.g.: amor de padre, amor de hermano, amor de hijo. Tales genitivos pueden ser reempla-