Página:Grierson Primeros Auxilios.djvu/43

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada


curo casi negra, formando un chorro uniforme, sin gran fuerza, porque el corazón no ejerce influencia directa; si hieren una arteria, sale sangre de un color rojo encarnado, formando un chorro fuerte y rápido que difícilmente cesa solo, con sacudidas intermitentes. Este movimiento intermitente y fuerte es causado por las impulsiones del corazón y la elasticidad de las arterias. Cualquier parte del cuerpo que se pincha, se hiere una multitud de capilares, cuya sangre sale babeando por la herida y su cantidad depende del número de capilares interesados, y no es de gravedad por sí mismo.


La sangre

Es el líquido vital rojo y caliente, que es impulsado sin cesar por el corazón, atravesando todas las partes del cuerpo por un sistema maravilloso de vasos sanguíneos. Está formada de una parte transparente y fluída (suero) y de pequeños discos planos (corpúsculos sanguíneos), glóbulos rojos y blancos, de los cuales cerca de cinco millones se pueden encerrar en un milímetro cúbico, y entran muy cerca de veinticinco trillones en toda la masa de la sangre de un hombre y las dos partes constituyentes de la sangre se separan en la sangre coagulada, procedente de una sangría.

Pasan por la aorta en cada impulsión del corazón unos 150 á 200 gramos, calculándose el peso de la sangre en 1/13 de peso del cuerpo; así, uno que pesa 65 kilos tendrá 5 kilos de sangre, que pasará por el corazón en 30 pulsaciones, es decir, en medio minuto, y porque las pulsaciones son de 60 á 70 por minuto; de ahí el peligro de las heridas de las grandes arterias que puede producir la muerte en pocos momentos á causa de la hemorragia.

La sangre sirve para alimentar y para calentar el cuerpo, lo cual se efectúa, sobre todo, por los corpúsculos rojos que llevan el oxígeno.

La sangre negra ó venosa contiene más gas carbónico en el suero; la sangre roja, más oxígeno