Página:Gschwind Obra Lina Beck Bernard.djvu/13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


16 JUAN JORGE GSCHWIND — LA OBRA


Sainte-Beuve, sobre temas literarios y filoséficos. E1 17 de mayo de 1869, poco antes de la muerte de este filtimo, la sefiora Beck Bernard le hizo una visita en su casa de Paris, entrevista que la escritora relaté luego, escrito que aparece en la «Revue des Deux Mondes», intercalada en el articulo que nos ocupa.

Rocheblave después de referirse a los antecedentes personales de Lina Beck Bernard, dice que no hay que extrafiarse si entre las amistades con que una mujer de tales méritos podia honrarse, Se destaquen de entre los manojos de cartas conservadas por la familia, nombres como los de Alejandro Herzen, célebre novelista ruso; José Garibaldi, el héroe de la unidad italiana; personalidades de la intelectualidad francesa tales como el escritor y novelista Victor Hugo, el geégrafo Eliseo Reclus, el filésofo, poeta e his- toriador Edgardo Quinet, y otros escritores de valia como Julio Simon, Gabriel Monod y Fernando Buisson.

Lina Beck Bernard fallecio en Lausana e1 27 de setiembre de 1888, a los 64 afios de edad, desapareciendo con ella un espiritu

generoso y selecto, que dejé a su paso por esta Vida una estela

fulgurante de virtudes, sembrando sentimientos de afecto y admi- racién, de lo que la posteridad justicieramente se ha hecho eco.

Vamos a rcferirnos, ahora, a los libros que publicé Lina Beck Bernard sobre temas argentinos.

En 1864 aparecié en Paris, editado por la casa Grassart, «Le Rio Parana. Cinq années de séjour dans la République Argen- «tine». (El Rio Parana. Cinco afios de residencia en la Repfiblica Argentina).

Este libro consta de 294 paginas y su contenido se distribuye en diez y seis capitulos.

La sefiora Beck Bernard, en el primero que se titula «Diario y Relatos>, dedica numerosas paginas a la descripcion del viaje que realizé desde Southampton (lnglaterra) hasta Buenos Aires. Pinta con vivo colorido y con belleza literaria, no solo las peri- pecias del viaje a bordo del navio «Tamar», luego en el «Prince» (desde Rio) y posteriormente en «La Ninfa del Plata», sino que