Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/121

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 41 —

Esta sesion es un documento precioso en la história de aquel hombre, pues de él se desprende, que ya entonces la propagación del Evanjelio era el objeto decidido y definitivo de su empresa.

La lijereza con que el consejo desairó á Colon por boca de uno de sus miembros, no satisfizo ni la rectitud, ni la ilustracion de Juan II, pues condenar no es juzgar. Recordaba constantemente las conversaciones del cosmógrafo jenoves, y como manifestara á su servidumbre varias veces lo que le preocupaban, hacia por disipar su disgusto, representándole cuantos perjuicios podrian redundar á la majestad real, con un tratado firmado para un proyecto, que no seria sino una ilusion de un mercader de libros: unos le indicaban que hiciese la prueba con los datos proporcionados por el pretendiente, y otros erijian en sistema la parsimonia, porque querian con las demoras dar acceso á eventualidades, que despejasen gratis la incógnita, que tan cara procuraba vender el estranjero.

Transcurria el tiempo, y nada decia la corte que pusiera término á la incertidumbre. Pero Colon firme y resuelto, armado de esa paciencia que sirve de defensa á las almas fuertes, ganando su pan con la pluma y el compas, y alimentando su espíritu con la lectura de cuantos libros compraba para revenderlos, iba adquiriendo durante su forzada inaccion una instruccion tan amena como sólida.

No pudiendo resistir mas decidió el rey poner en ejecucion el proyecto. Lo único que le contenia era la exorbitante remuneracion que demandaba su autor; pero en esta duda, uno de sus consejeros le sujirió un medio de conciliar su gusto, con lo que ellos llamaban la dignidad de la corona, que consistia en comunicar secretamente á un buen piloto portugues la idea y las instrucciones de Colon, y una vez descubierta la tierra, no seria menester acordarle tan alta recompensa. Hicieron valer razones de estado, y en nombre de la patria lo