Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/155

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 75 —

menos de preguntarle con un tanto de curiosidad adónde iba, y de dónde venia. El le contestó sencillamente que iba á Castilla, y venia de Italia, para comunicar á los reyes un proyecto de la mayor importancia. El fraile, que ya se sentia atraido hacia Cristóbal Colon (que así se llamaba el caminante) como por un poder magnético, le hace entrar, le habla con el cariño de un hermano, se establece pronto entre ambos una íntima relacion, hija de la conformidad de ideas, que unia aquellas dos intelijencias antes de conocerse, y pasadas las primeras confidencias, le insta á que permanezca á su lado, hasta que llegue un momento oportuno de someter el proyecto á la corte.

 Bajo el burdo sayal del P. Marchena latia un corazon rebosando jenerosidad y patriotismo, que ni la edad, ni la ciencia, ni las vijilias habian amortiguado, y su carácter espansivo se conservaba lleno de viveza y lozania, reflejándose en todo su ser esa permanente primavera, que enjendra la virtud, y que no puede destruir la nieve de los años.

 Cómo pudo llegar Colon al monasterio no se esplica de un modo natural; pues ya sea que hubiera desembarcado en el Puerto de Santa María, en San Lucar, en la Higuerita, ó en el mismo Palos, aquel no era paso para ninguna parte, y ademas cubierto con un bosquecillo de pinos el edificio por el lado de la tierra, ni aun podia haberlo divisado desde el camino de Huelva, que era el que debia seguir. Solo estraviándose encontraría la Rábida, y por una de esas casualidades, dispuestas de modo tan admirable, que nos manifiestan la influencia de un ser superior, ante el cual inclinamos nuestra frente.

 No iba entónces á Huetra á visitar á su cuñado el ex-gobernador de Porto Santo[1] Pedro Correa, sino á

  1. Sin escepcion, todos los biógrafos de Colon han ignorado la existencia del humilde Muliar, y á semejanza de Washington Irving han tomado á este vecino de Huelva por su otro cuñado, el portugues Pedro Correa, ex-gobernador de Porto Santo y sujeto de importancia.