Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/176

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 96 —

que la tierra fuera el cuerpo mas disforme de la creacion visible, el centro fijo del universo, y de que siendo su tamaño mayor que el de todos los astros, por ella se movian en torno suyo; otros pretendian que su hechura era la de un círculo plano, ó de un cuadrilátero inmenso rodeado de un mar inconmensurable. De consiguiente, admitiendo la forma circular ó cuadrangular; pero siempre plana de la parte sólida, limitaban la estension de las aguas á la séptima parte de la tierra, y sin forjar claramente un sistema, consideraban como un sueño cuanto no estuviese conforme con los autores antiguos. Muchos tambien se inclinaban á ver en las teorias de Colon peligrosas innovaciones, que tal vez encubrian algunas herejias.

Antes de tomar la palabra, se decidió Cristóbal á no pasar en esta controversia de ciertas jeneralidades, ni descubrir á la indiscrecion pública la base de su conviccion; pues la pérfida conducta de Portugal lo hacia prudente, aun en presencia de la noble y leal corte de Isabel. Lo que iba á establecer sobre datos científicos no era la última razon de su sistema, ni su demostracion clara y terminante, sino los argumentos secundarios tornados en principales. No obstante tal complicacion, espuso con calma y seguridad lo que parecia ser el fundamento de su idea; mas como se apoyaba esencialmente en las ciencias, no pudo seguirlo bien la Junta; salvo los domínicos que lo escucharon con atencion[1] y le dieron buena acojida.

Algunos miembros le arguyeron con pasajes de las Santas Escrituras, pésimamente aplicados, y con fragmentos truncados de autores eclesiásticos, contrarios á su sistema.

Por una parte establecian varios catedráticos, en mayor ó menor escala, que la tierra era llana y no redonda, puesto que dijo David: "Estendiendo el cielo

  1. Fr. Antonio de Remesal. Historia de la provincia de San Vicente de Chiapa y Guatemala, lib. II. cap. VII.