Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/236

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—156—

go por la noche. Todas las tardes se elevaban de las carabelas cánticos á la gloria de Maria, la estrella del mar; y protejido por el todopoderoso se adelantaba, tomando posesion de la inmensidad el ser, á quien confirió la honra de penetrar el primero en sitios, que jamas habian visto los nacidos.

 Al llegar á los umbrales de la mar Tenebrosa, que tanto pavor infundia en el ánimo de las jentes; al llamar á su puerta misteriosa, el que estaba destinado para descubrir sus arcanos, se sentia aguijoneado por una noble curiosidad, pues anhelaba segun sus palabras "conocer los secretos de este mundo." Posaba sus ojos en el agua, queriendo penetrar hasta el fondo con la vista; se afanaba en investigar el carácter de la vejetacion submarina, de las selvas pelásjicas, que tapizaban las cavidades inaccesibles á la sonda; deseaba saber ¿con qué traje habia vestido el creador las simas en que la luz del dia, cien y cien veces quebrada por las ondulaciones, se apaga en la espesura; qué habitantes debian poblar tan sombrias profundidades, qué drama representaban, y qué horribles eventualidades podian surjir de aquellos abismos á la sazon tranquilos? Pregunta era esta, que hubiera hecho temblar á cualquier otro!

 La historia y la poesia han ponderado igualmente la intrepidez, la audacia y la sangre fria de Colon, y persuadidas de que amaba con pasion la celebridad, y de que despreciaba la muerte, han creido honrarlo mucho, llamándolo héroe de la gloria.

 Este es el colmo del error biográfico, pues aquel que iba tranquilo y sereno surcando la inmensidad, ni fué, ni se creyó jamas intrépido, ni nunca aludió á su valor, porque sabia muy bien á quien habia de atribuir "la fuerza y la magnanimidad" que manifestó en sus empresas. Ambicionando sobre todo glorificar al verbo divino, y proclamar el bendito nombre del salvador en los pueblos que descubriera; comprendiendo que su obra interesaba al acrecentamiento de la cristiandad y á las