Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/250

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—170—

dada por Colon, de que antes de tres dias habria descubierto la tierra; mas no presenta este suceso con el colorido de una capitulacion, á pesar de haberse hecho frecuentemente eco de sus detractores, porque, conociendo su firmeza, y convencido de las maravillas operadas por la providencia en favor suyo, es el primero en dudar de sus propias palabras, como lo indican con bastante claridad.[1]

 No hubo ni pudo haber habido transaccion alguna entre Cristóbal Colon y los revoltosos, ni mas ni menos que entre el espíritu de Dios y el de los hombres. Pero como la rebelion fué todo lo mas agresiva y violenta posible, dice el mismo Oviedo: "Los tres capitanes y todos los marineros, como estuvieran acordes en lo de volverse, conspiraron de nuevo para tirarlo al agua, fundándose en que los habia engañado." Estas solas palabras, implicando la complicidad de los tres Pinzones, demuestran que el motin no fué hijo de un impulso espontáneo y casual. Hé aquí como sucedieron las cosas.

 Martin Alonso Pinzon, sostenido hasta entónces por el recuerdo de su viaje á Roma, y la grande estimacion en que tenia el saber de Colon, se contajió del espanto, cedió en su confianza y dejó de combatir los consejos del miedo, uniéndose á los descontentos con sus dos hermanos. Así que hubo anochecido, en el momento en que segun las órdenes del comandante debian las carabelas marchar juntas,[2] la Pinta y la Niña abordaron á la Santa Maria por babor y estribor, y auxiliados por la tripulacion rebelde los Pinzones, seguidos de su jente, y todos armados, saltaron sobre la cubierta de la capi-

  1. Elejimos para este pasaje la cándida traduccion de Juan Pouleur de cámara de Francisco I. "Et il pourrait bien être que Colomb, voyant tous ceux qui allaien avec lui délibérés de s'en retourner, aurait dit que si dans trois jours ils ne voyaient pas la terre, ils s'en retournassent, s'assurant que Dieu la lui montrerait dans le terme qu'il leur donnait." Oviedo y Valdes. Histoire naturelle et générale des Indes, libro II. cap. V. fól. 14.
  2. Las Casas. Diario de Colon, 7 de Octubre de 1492.