Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/305

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
—225—

 Uno de los rasgos característicos del injenio del almirante y de su destino providencial era sin contradiccion una repentina aptitud para las ciencias, y cuanto hubiera de mas estraño: don asombroso, con que pudo dar cima fácilmente á todo. El naufrájio de su buque lo transformó en injeniero, y en seguida trazó el plano de un fuerte cuadrado, con bastiones en sus ángulos,[1] y dirijió en persona las obras.

 La actividad de los españoles, secundada por los vasallos de Guacanagari, hizo prodijios. Diez dias despues de haber varado la carabela, se levantaba en la playa un formidable castillo, construido con tierra, y sostenido por grandes maderos del esqueleto del buque. Bajo él una espaciosa bodega debia servir para encerrar las municiones de boca y guerra, como asimismo las mercaderias destinadas á los cambios, que eran muy considerables.

 Para guarnicion del fuerte, sobre cuyas almenas flotaba la bandera de Castilla, escojió el virey entre los tripulantes de la capitana los que parecian mas robustos y mejor intencionados. Agrególes el bachiller Bernardino de Tapia; el señor Juan; el fundidor de metales y joyero de Sevilla, Castillo; el primer maestro de armero, que también era mecánico; un constructor de buques, un calafate, un tonelero y un sastre, poniéndolos bajo las órdenes de Diego de Arana, en quien delegó sus poderes, y al que dio por teniente á Pedro Gutierrez, oficial de la casa real, y á falta de este á Rodrigo de Escobedo, sobrino de un sacerdote muy bien quisto en España, llamado Rodrigo Perez. Componiase la naciente colonia de cuarenta y dos hombres en junto.

 Una vez establecida de este modo la autoridad, proveyó Colon la vanguardia del antiguo mundo con lo que formaba el cargo de la Santa Maria, instrumentos, utensilios, galleta para un año, semillas, armas, la chalupa,

  1. Oviedo y Valdes. Historia natural y jeneral de las Indias, lib. II cap. VI.