Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/337

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
—257—

Al efecto, imaginó Colon hacer dar por el soberano pontífice, para los descubrimientos de los castellanos al O. un espacio igual al que poseyeran al E. los portugue- ses; y con el fin de fijar las fronteras de los dos reinos en la inmensa llanura de los mares, propuso im medio de sencillez divina. Con tanta firmeza y seguridad, como si tuviese ante los ojos dibujado en un mapa, el globo, del cual mas de las dos terceras partes no se conocían, marcó con una audacia sublime, ó por mejor decir, con una tranquili- dad anjelical la sección del Ecuador, que ninguno habia pasado, y puso al través de lo inconmensurable una señal jigantesca, tirando de polo á polo una raya ideal, que dividía la tierra, y pasaba á una distancia media de cien leguas entre las Azores y Cabo- Verde. Para verifi- car tan singular separación jeográfica escojió precisamen- te el único sitio de nuestro planeta, que hoy elejiria la ciencia:^ la estraña rejion de la línea, sin declinación magnética, moviente imperio en que la trasparencia de las aguas, la suavidad del aire, la limpidez de la atmós- fera, la abundancia de la vejetacion submarina, el brillo tropical de las noches, la fosforescencia de las aguas, indican una misteriosa marcación hecha por el dedo de Dios. Trazado tan colosal es el pensamiento mas atrevido, que haya imajinado nunca un hombre. Jamas entró ta- maña proporción en un cálculo de medida, y sin em- bargo Cristóbal, sin espantarse de su propia obra, sin vacilar, sin conocer tal vez lo prodijioso de su operación, tomó tranquilo sus medidas, y pidió lisa y llanamente, que las enviasen á Roma. Sin duda que todo lo que aducía el almirante en sus . Lo c[ne ofrece de injenioso, de nuevo, de importante bajo el punto de vista de la física, de la jeografia y de la cosmografía esta raya, que indicó Colon, se ha manifestado con admiración por Hum- boldt, principalmente en su Historia de la jeografia del nuevo conti- nente, y en su Cosmos, ensayo de una descripción física del mundo. Esto merece notarse.