Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/51

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
XLVII

testantes es fácil hacerse cargo de que al traves de sus prevenciones hetereodoxas no hayan podido juzgar con rectitud al mas fervoroso católico. Este servidor de Dios ha sido sentenciado por sus enemigos naturales, lejos de nosotros, á su libertad y sin intervencion, por un tribunal opuesto á sus creencias relijiosas, á las impresiones de su corazon y á las aspiraciones de su alma.

 El gran éxito obtenido por la obra de Irving, y el gran nombre de Humboldt han coartado los ensayos de reforma y rectificacion. Cuanto ha salido de su pluma parece ser la última palabra de la historia, y desde hace veintiocho años academias, sociedades científicas, biografias, revistas y enciclopedias, repiten respetuosamente á entrambos; y no se ha impreso en el mundo todo una sola línea acerca de Colon, sin que su autor no fuese como un cordero á beber á una ú otra de las dos fuentes. Así es que, por el objetivo del protestantismo se considera la empresa á todas luces mas grande y superior del catolicismo: la enemistad y el odio contra la relijion ortodoxa tienen el privilejio esclusivo de enseñar á sus fieles las acciones del hombre, que constituye una de sus mas sublimes glorias.

 ¿Semejante anomalia no es tan estraña como irracional? Aun sin proceder al exámen de estos libros, ¿no es evidente como la luz del Sol que han debido infiltrarse en ellos sus preocupaciones en la apreciacion que hagan del heraldo de la Iglesia católica, inspirado por esta para ir en busca de los habitantes de rejiones ignoradas? La escuela protestante no puede comprender ni el carácter ni la mision de Cristóbal, porque á los obstáculos que oponen sus creencias, se agregan otros