Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/408

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 419 —

el celo que mostró el Dr. Lafargue por la instrucción de la juventud, ni la claridad de su exposición, ni la riqueza de su enseñanza. Tan nobles eran estas cualidades que los alumnos de cursos anteriores, venían á mezclarse con nosotros para oirle, y que personas extrañas á los estudios, y médicos formados no desdeñaban asistir á las lecciones del Dr. Lafargue, en el hospital de San Juan de Dios.»

En anatomía, reveló, á sus alumnos, los últimos avances de la esplanología y de las descripciones medulosas y cerebrales. Facilitó ampliamente el estudio de la angeolojía, haciendo las primeras inyecciones en las arterias y venas. Habituó á sus alumnos en el examen anátomo-patológico, en las autopsias. En fisiología seguía la escuela experimental de Broussais. Llevado por su espíritu investigador, recorrió el sud de la república, estudiando las enfermedades reinantes, el clima, y practicando excursiones á las cordilleras, describiendo, especialmente, la conformación geolójica del volcán Antuco y de los terrenos adyacentes. Este estudio, lo sintetizó en una memoria de más de 300 páginas, denominado: «Del Estado de Chile considerado bajo el aspecto médico é hijiénico,» y que envió á Francia, obteniendo, en premio, la Cruz de la Legión de Honor, con que le honró su gobierno, previo un luminoso informe de los doctores Geraudrin, Bally y Renaudin, de la Academia de Medicina de Paris.

En la prensa política, de su época, se encuentran algunos trabajos científicos que fueron publicados y traducidos por don Andrés Bello, y otros sobre medicina propiamente, entre los que se cuentan las «Observaciones sobre las funciones y enfermedades del hígado.>

En 1845 se puso en vijencia un nuevo plan de estudios, basado en un programa presentado por dicho profesor, en 1842.

En los años 1843 y 1844 á causa de algunos artículos satíricos y molestos para su persona, se resintió de nuevo su carácter nervioso, hasta el extremo de abandonar el pais para dedicarse á viajar por el Perú y Bolivia.[1]

En 1849 regresó á la capital reanudando sus tareas profe-

  1. Dichos artículos se refieren á un incidente ocasionado con motivo de haber ratificado un informe médico-legal escrito por el Dr. Carlos Bustón, y cuyos pormenores se encuentran amenamente descritos por don Miguel Luis Amunátegui, en el siguiente artículo que fué publicado en la «Revista de Valparaiso» dirijida por la poetiza chilena doña Rosario Orrego de Uribe:
    Anécdotas literarias

    En Setiembre de 1843, el conductor de uno de los carretones de policía de aseo, que tiene á su servicio la municipalidad de Santiago, encontró