Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 1.djvu/57

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


l"ERE(‘-RINACIONES

El nfisemble fambo que nos alojalm. contaba, anpm1ast1'es cua‘1‘t0.°. En el primero colocaron sus camas don Fernando y su esposag ocuparon 01 segmlndo el doctor Mendoza, el gobernador y sus hijos: sor C‘-armelay yo nos encermmos en el Iiltimo.

Fuéme dado enténcos contemplar de cerca el rostro de la. monja, cuya belleza me deslumbré. Nunca vi ojos tan bellos, ni boca tan graciosa, ni espresion tan seductora. En aquellos ojos ardia la pasion; y aquella boca. parecia mas bien entreabrirse zi 10s besos que :1 10s oremus.

—;Ca1la.. profana! En tus peregrina.ci0nes has aprendido un lenguage por demzisinconveniente.

—En verdad?

—Si; pero prosigue.

—Ca.rmela guardf) de pronto conmigo una timida reserva; pero es imposible que dos jévenes esten um hora, juntas sin que la confizmzu se establezca entre ellas. Y0 hice los primeros avances, que encontraron un cox-azon ansioso de espansiones-, y muy luego habriase dicho que nuestra intimidad databa de afios.

—— Ah !—dijele aquella noche, viéndole desnudarse, y que al quitar su toca. dejé caer sobre sus hombros un raudal de bucles negr0s—-gporqué, bellisima Carmela, has a,rrebatad0 al mundo tantos inestimables tesoros? Qué to pudo inspirar el higubre