Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 1.djvu/83

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


PEREGRINACIONES 83

su labor, siempre meditabunda, y derramando veces légrimas silenciosas que rociaban las flores de su bordado.

—Pe1'0, nifia mia, piensas quedarte ahi toda la mafiana de/1a.nte la. casa de ese maldito usurero que la compré por nada, y con el oro que encontré la. ha puesto asi? Mira que ya. ha dejado la. misa y nos costarzi sabe Dios que’ entrar la iglesia, que estaré, atestada de gente.

Y me ech(')de1ante de ella con la autoridad que usaba. conmigo cuando yo tenia cinco aflos, y me llevaba :3, paseo.

Al entrar en la. plaza de armas, dejéme pasmada la trasformacion que se habia operado en e1la.. Rodeébzmle dos hileras de. zilamos alternados con frondosos sauces que formaban una calle sombrosa, fresca, tapizada de césped y flanqueada. de asientos T1iStiCOS. E1 resto de la plaza era. un vasto jardin con bosqueéillos de rosas, y enramadas donde serpeaban entrelazados, el jazmin,1a clemétida y la madreselva. Al centro elevébase un Tbellisimo obelisco cerrado por una verja de hierro, donde se retorcian 10s robustos paimpanos de una vid.

—; Dénde vés, nifia mia? Sigue por la izquierda. Has olvidado ya e1 camino del colegio?

—N0-, pero quiero dar una vuelta. en torno é. esta hermosa alameda que me est-Li convidando con todos