Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 1.djvu/94

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


94 PANORAMAS DE LA VIDA

la veiamos elevar los 0j0s—para mirar al (31610- decia ella; pero en efecto, para hacer retroceder lagrimas, que se agolpaban en ellos.

A la placida indulgencia con que recibia 1&8 ofensas de su enemiga sucedic’) una resignacion triste y silenciosa. No la miraba ya con serenidad: mirabala con terror.

N osotros observabamos este cambio con dolorosa admiraciong y nos preguntabamos, que podia arrancar esa alma a su beatifica tranquilidad.

Un dia Patricia dejé el colegio. Sus chicas fueron encargadas a otra grande, que ocupé tambien su. puesto en el dormitorio, e1 comedor y el templo.

Esta ausencia que libertaba :1 Anastasia de una mortal enemiga, parecié aumentar, sinembarg0,1a tristeza que se habia apoderado de su alma. En las horas de recreo, en vez de rodearse de su chicas cual antes acostumbraba para repartirnos dulces, (3 contarnos cuentos, alejabanos de su 1ad0,y sola, silenciosa y sombria, paseabase 5. lentos pasos en los sitios mas retirados del jardin; (3 bien sentada a1 pié de un arbol, quedabase inmévil, oculto e1 rostro entre las manos, hasta que la campana de clases la llamaba.

Un dia que, reunidas en torno suyo, dabamos a nuestra leccion el filtimo repaso, que ella correjia con esmero, asi en el acento como en la diccion,