Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 2.djvu/394

From Wikisource
Jump to navigation Jump to search
Esta página no ha sido corregida


394 PA1\'ORAMAS_DE LA VIDA

cubierto el rostro con los velos de sus sombrerillos de paja blanca; llevando en una mano el quitasol y regazando con la otra las faldas de sus elegantes trajes de bretafia plomo, atravesab an e1 jardin de la quinta, y se dirijian a la verja. Delante de ella aguardaba un carruaje, y al lado del estribo un apuesto mancebo.

—A1 fin!—exclamo, viéndolas llegar.

—Te impacientabas, querido Cristian ?—di_jo con acento carifioso una de ellas.

—No yo, bella prima, sino el tren, que ha"

tocado ya prevencion.

—g, En verdad?

—Vas a ver que apenas tendremos tiempo de llegar.

Pablo, a la estacion del ferro-carril del sur.

E1 coche part-io conduoiendo 5. los cuatro viajeros a todo el correr de los caballos.

En efecto, e1 convoy iba adar su tiltimo aviso, cuando las tres jovenes y su compafiero se apeaban en la estacion. /

Al mismo tiempo, de un coche que estaba alli, hacia largo espacio, al parecer en acecho, salio presuroso un hombre, y se deslizo en el tumultuoso embarque de numerosos pasajeros que iban a Chascomtis, atraidos por una fiesta.

—;TLi aqui, Enrique! —— exclamé un joven al