Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 2.djvu/76

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


76 PANORAMAS DE LA VIDA

huerto en cuyo centro una graciosa casita de madera

pintada al temple, blanqueaba entre e1 ramage. Enrique até su caballo al tronco de un sauce, salvé

la rejay atravesando el huerto, se dirijié 5 la casa.

Los perfumes embriagantes de las r0sas,de1os jazmines y azahares saturaban el aire llevando a su corazon, en ondas del dolor, el recuerdo de una dicha desvanecid a.

Enrique dié vuelta en torno de la casa. Una puerta—ventana de esas que dan salida alos jardines en las villas italianas, estaba abierlsa é iluminada. Enrique se detuvo ante ella. Una mujer vestida de blanco, los codos apoyados en una mesa y el rostro oculto entre las manos estaba inmévil y silenciosa. Delante de ella veianse los fragmentos de un retrato.

A1 ruido que la arena hizo bajo el pié de Enrique, un rostro bello aunque en estremo palido se volvié hacia él.

—1Maria!—iba eselamar Enrique; pero una fria mirada eambié aqueila apasionada invocacion en una frase ceremoniosa.

———Sup1ic0 av. se1”1ora—1a dij0—que me perdone si, aunque con profundo disgusto, regreso 5. su casa. Mafiana emprendo un largo viaje; y antes de partir

me es necesario devolver :1 V. objetos que no pueden confiarse :1 nadie.—