Página:La Eneida de Virgilio.djvu/18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
(10)

« ¿Asi se nos pagára nuestro cetro?»
 Mas Júpiter la acoge con sonrisa
Que al mar aplaca y animoso viento,
Benigno besa la pudica frente
Y la dice: == « Citéra, aleja el miedo,
« De tu hijo la gloria queda ilesa,
« Y de Ilion los destinos viven quietos.
« Tu verás renacer su alzado muro,
« Y espera mi palacio al rey guerrero,
« Y jamás esta ley será violada;
« Mas en tu corazon triste despecho
« Arde cruel, y quiero revelarte
« Que vencerá tu hijo muchos pueblos;
« Y en tres inviernos aniquile al Rútulo;
« Y Ascanio mas feliz que á Julio hicieron,
« Por treinta estios reinará potente,
« Y en Alba afirmará su alcazar regio,
« Allí adorado vivirá tres siglos
« Hasta que nazcan fuertes dos gemelos,
« De Ilia sacerdotisa y Marte airado,
« Y una salvage Loba les dé el pecho.
« Y Rómulo esforzado en nombre grande
« De Roma alze los muros altaneros,
« Y brillando sin término su gloria,
« Sin límites gobierne el Universo.
« Juno misma, esa Juno tan altiva
« Que contra Troya mueve tierra y cielo,
« Ya renunciando á su implacable enojo
« Al Romano dará del orbe el cetro.
« Tal es mi voluntad, edad dichosa,
« Que hasta ahora tardia oprime el tiempo,
« No tardes, vén, para que el yugo sufran,