Página:La Eneida de Virgilio.djvu/20

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
(12)

Honda, y cubriera de árboles el Tiempo,
Con sombra impenetrable en el recinto.
Achates sigue á Eneas compañero,
Lleva dos dardos de anchurosa hoja.
Venus allí aparece desde luego
Como Virgen de Esparta bien armada;
Tal se viera Harpalice en un ligero
Corcel fugaz, y mucho mas avanza
La rapidez del animoso viento.
De la espalda pendia el arco y flechas
De cazadora, al aire desparciendo
Su cabellera; y su brillante trage
Apenas cubre la rodilla el vuelo.
Venus se acerca y dice: «¿Acaso visteis
« Algunas de mis virgenes ¡Guerreros!
« Persiguiendo en clamor fuera del bosque
« Con piel de lince y arco prestos ciervos?»
Venus asi les habla; y él responde
Con un gozo mezclado de respeto:
== « Ni á tus hermanas ví, ni oí en la selva:
« Ni belleza á tí igual mis ojos vieron:
« ¿Como te nombraré virgen garrida?
« Pareces una Diosa en voz y gesto
« ¿Eres de Febo hermana, ó Ninfa bella
« Del coro de Diana ? ¡Oh! quiera el cielo
« Que piadosa alivieis nuestros trabajos:
« Dinos ¿á dó nos trajo el Ponto fiero?
« ¿En que salvages climas nos hallamos
« Por la furia implacable de los vientos?
« La sangre bañará vuestros altares.»
== « Digna no soy de tal honor supremo;
« Las hijas de Sidon llevan aljaba