Página:La Eneida de Virgilio.djvu/30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(22)

« Á tu misma virtud darán el premio.
« Que siglos venturosos te tragéran?
« Que padres tal grandeza produgeron?
« Mientras los rios á la mar desciendan
« Sus espumosas olas conduciendo,
« Y la sombra del monte gire en torno
« Del sol huyendo el luminoso vuelo,
« Y haya estrella en el polo, honor y gloria
« Y alabanza de ti dirán los pueblos.»
Dice, y alarga la siniestra mano,
A Ilioneo la diestra y á Sergesto,
A Cloantho y á Gyas; admirada
Quedó Sidonia Dido en tal aspecto,
Que el porte de los Dioses anunciára,
De varon tan insigne y caso adverso,
Y así le hablára: == « De los Dioses hijo,
« Que destino crüel te vá siguiendo,
« Y á la ribera estraña te conduce?
« No eres tu aquel Eneas, hijo excelso
« De Anchises noble y la Ciprina Diosa,
« Junto al Símois que baña el Phrigio suelo?
« Me acuerdo que á Sidonia Teucro vino,
« Por rebelde lanzado de su reino,
« Implorando de Belo el fuerte brazo,
« Cuando de Chipre vencedor guerrero
« Mi padre la mandaba; y desde entonces
« Conozco á Troya y su voraz incendio,
« Sus poderosos reinos y su nombre;
« Y aunque enemigo, ponderaba Teucro
« Vuestro valor, y con orgullo muestra
« Ser de la sangre del linage vuestro.
« ¿Que os detiene? venid á mi palacio,