Página:La Eneida de Virgilio.djvu/31

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(23)

« Yo tambien he sufrido el hado adverso.
« De mi pais lanzada á suelo estraño,
« Aprendió compasion mi noble pecho. »
Asi dice, y á Eneas conducia
Al alto alcázar y palacio regio;
Prepára sacrificios adornando
De las deidades los soberbios templos,
Y á las naves Troyanas enviára
Veinte toros valientes, y cien puercos
Y cien corderos que á su madre siguen,
Y del sabroso Baco el don risueño.
 Con real aparato y lujo brilla
Lo interior del palacio; y ya dispuesto
Esta el banquete en el salon que cubre
El artezon de su dorado techo,
Con soberbios tapices de oro y grana
Y rioos vasos de subido precio,
Dó cinceladas cuentan las hazañas
De los mayores que no marca el tiempo.
 En tanto Eneas ni acallar podia
La gran zozobra de su amor paterno,
Y mandad Achates que tragera al punto
A su hijo Ascanio de su amor el centro,
Y con el traiga de abrasada Troya
Las prendas caras y preciosos restos:
Un manto con figuras recamado;
De acanto guarnecido un rico velo,
Que Leda diera á la Espartana Helena
Cuando á Troya le trajo amor funesto:
Y de la mayor hija de Priamo
Ilione traiga la corona y cetro,
Y el precioso collar que guarnecian