Página:La Ilíada (Luis Segalá y Estalella).djvu/274

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
268
LA ILÍADA

dos temen. Has muerto á su amigo, tan bueno como fuerte, y le has quitado ignominiosamente la armadura de la cabeza y de los hombros. Mas todavía dejaré que alcances una gran victoria como compensación de que Andrómaca no recibirá de tus manos, volviendo tú del combate, las magníficas armas del hijo de Peleo.»

209 Dijo el Saturnio, y bajó las negras cejas en señal de asentimiento. La armadura de Aquiles le vino bien á Héctor; apoderóse de éste un terrible furor bélico, y sus miembros se vigorizaron y fortalecieron; y el héroe, dando recias voces, enderezó sus pasos á los aliados ilustres y se les presentó con las resplandecientes armas del magnánimo Pelida. Acercóse á cada uno de sus capitanes para animarlos—á Mestles, Glauco, Medonte, Tersíloco, Asteropeo, Disenor, Hipótoo, Forcis, Cromio y el augur Énomo—y los instigó con estas aladas palabras:

220 «¡Oíd, tribus innúmeras de aliados que habitáis alrededor de Troya! No ha sido por el deseo ni por la necesidad de reunir una muchedumbre por lo que os he traído de vuestras ciudades; sino para que defendáis animosamente de los belicosos aqueos á las esposas y á los tiernos infantes de los troyanos. Con esta idea abrumo á mi pueblo y le exijo dones y víveres para excitar vuestro valor. Ahora cada uno haga frente y embista al enemigo, ya muera, ya se salve; que tales son los lances de la guerra. Al que arrastre el cadáver de Patroclo hasta las filas de los troyanos, domadores de caballos, y haga ceder á Ayax, le daré la mitad de los despojos, reservándome la otra mitad, y su gloria será tan grande como la mía.»

233 Así habló. Todos arremetieron con las picas levantadas y cargaron sobre los dánaos, pues tenían grandes esperanzas de arrancar el cuerpo de Patroclo de las manos de Ayax Telamonio. ¡Insensatos! Sobre el mismo cadáver, Ayax hizo perecer á muchos de ellos. Y este héroe dijo entonces á Menelao, valiente en la pelea:

238 «¡Oh amigo, oh Menelao, alumno de Júpiter! Ya no espero que salgamos con vida de esta batalla. Ni temo tanto por el cadáver de Patroclo, que pronto saciará en Troya á los perros y aves de rapiña, cuanto por tu cabeza y por la mía; pues el nublado de la guerra, Héctor, todo lo cubre, y á nosotros nos espera una muerte cruel. Ea, llama á los más valientes dánaos, por si alguno te oye.»

246 Así se expresó. Menelao, valiente en la pelea, no fué desobediente; y alzando recio la voz, dijo á los dánaos:

248 «¡Oh amigos, capitanes y príncipes de los argivos; los que bebéis en la tienda de los Atridas Agamenón y Menelao el vino que el