Página:La bella durmiente del bosque.djvu/12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


¡Qué ocupación tan distraída!—exclamó, al verla, la princesita, quien, como era muy viva de genio y tenía que cumplirse la predicción, se apoderó de la rueca y se atravesó la mano con el huso sin que la anciana pudiera evitarlo.

La bella durmiente del bosque pg 12.jpg

Cavó la joven desvanecida sobre el pavimento, y la anciana, creyéndola muerta, empezó a gritar en demanda de socorro.

A las voces, acudieron los reyes y todos los serviciarios de palacio, e inmediatamente se ordenó que llamaran al Hada protectora de la princesa, que a la sazón se encontraba a