Página:La bella durmiente del bosque.djvu/13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


dos mil leguas de distancia. Un enano, calzado con botas que avanzaban veinte leguas a cada paso, salió al instante en busca del Hada y ésta, montada en un auto extraño guiado por un negrito, presentóse en

La bella durmiente del bosque pg 13.jpg

palacio pocas horas después.

—Está dormida—dijo el Hada al ver a la princesa, a quien ya se había colocado sobre un lecho suntuoso—y, para que, cuando despierte dentro de cien años,